SEPTIMA CONFERENCIA MUNDIAL DE EDUCACION - 2016

NOVIEMBRE  13 al 16, 2016

http://www.globaleducationconference.com/

Este evento es virtual y gratis. El año pasado participaron más de 10.000 educadores de todo el mundo.

SI DESEA SER UN EXPOSITOR EN ESTE EVENTO, INSCRIBA SU PONENCIA EN LA PAGINA DEL EVENTO.

Bienvenue! ¡Bienvenido! 欢迎! Willkommen! Benvenuto! 

 

Cuantos nos visitan

En el contador anterios llegamos a tener mas de 350.000 visitas. Nosotros iniciamos el primer conteo en 2013.  (octubre 26,2015) Desde Octubre 2015 a Mayo 2016 han entrado 18.234 personas

pedagogía
contador de visitas

Nuestra Responsabilidad

"Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber." Albert Eistein

 

Saberes 2.0 - Charlas 2012

Saberes 2.0 - 2012

Los invitamos a escuchar nuestras charlas.

 Aprendiendo con las TIC. Con Alvaro Monroy

http://tinyurl.com/cw97aef

Herramientas de aprendizaje. Con Jorge Alfonso Cruz 

http://tinyurl.com/cwrfqd

Diseños de Actividades Multimedia Interactivas.

http://tinyurl.com/d49kv2r

 ------------------------------------

"EDUCACIÓN PROHIBIDA"

Puedes escuchar la exposición del director de cine Germán Doin Campos sobre como se realizo la película y su visión sobre la educación en este momento. Un evento que asistieron 75 personas.

http://tinyurl.com/educacionprohibida

_____________________

TALLER DE PREZI

Para poder entrar al taller del profesor Antonio Delgado Perez, sobre como hacer una presentación en Prezi. El vinculo es:

http://tinyurl.com/taller-prezi

______________________

Software libre una Propuesta Democrática Para la Educación.

http://tinyurl.com/propuesta-democratica

_______________________

Encontrando Tesoros en la Red

http://tinyurl.com/5s8pmvx

Historial Webinars - Saberes 2.0

Aquí puedes ver y oír lo que paso en nuestros webinars.

Nuestros eventos 2012

Mi colegio en la Nubes con Cediel Romero Paez. 

Redes Sociales en el Entorno de la Sala de Clase. con Juan Quintana

Redes Sociales en el Entorno de la Sala de Clase. Curso Practico con Juan Quintana

El uso del blog como estrategia en el proceso de enseñanza aprendizaje. con Vanessa Barreto

Educar una Oportunidad de Amar, Crecer y Trascender con CAMILO ROA MACKENZIE

Diseño de PLE, PLN, PDE, SLE y COIN con Antoñio, L. Delgado Pérez

Taller práctico - Diseño de Portafolio Electrónico

con Antonio L. Delgado Pérez

Estandares UNESCO de Competencias en TIC para docentes. Con Reynaldo Duque

 

¿Cuáles son los principales problemas de la pedagogía universitaria?

Ensayo

Los problemas pedagógicos universitarios son los mismos desde hace mucho tiempo hasta la actualidad. En este ensayo se pretende exponer los principales encontrados según el punto de vista del Dr. Carlos Orellana González, que hace un análisis y revelación del las deficiencias pedagógicas en la Universidad de San Carlos de Guatemala. Afronta tanto desde las funciones que debería realizar con eficiencia, la organización y metodología didáctica empleada sin cambio, falta de ayuda al estudiante de primer ingreso, formación inadecuada de profesionales, investigadores y docentes debido a la misma falla de la metodología empleada para tal fin y los errores principales al hacer ciencia a través de la investigación. Se concluye que el enfoque de la universidad se ha perdido un poco en cuanto a calidad y cantidad de la investigación y es necesario un cambio dentro de las aulas universitarias ya que se debe procurar una educación centrada en el estudiante, debiendo existir un cambio de pensamiento y actitud por parte de los profesores, que deben concientizarse que es necesario una nueva postura si en realidad queremos obtener resultados diferentes, pues ellos mismos discuten que los resultados muchas veces son decepcionantes. Es importante puntualizar que esto no puede hacerlo solo el profesor, sino la misma institución tiene que velar por facilitar el trabajo de los docentes al proporcionarle todo lo que necesita y quitar las trampas burocráticas y administrativas que muchas veces encontramos para poder desarrollar con compromiso nuestro trabajo.

 

DESARROLLO DEL TEMA

 

Parece increíble que los problemas educativos que tenemos en la actualidad sean los mismos de los de hace casi medio siglo. Así se evidencia en el libro del Dr. González Orellana, quien analizó y organizó los principales problemas pedagógicos de la USAC. Enfatizó  varios puntos referentes a las funciones que debe realizar nuestra casa de estudios, así como las metodologías didácticas y técnicas de investigación ideales para conseguir un aprendizaje efectivo. Él aclara que para que la ciencia pueda desarrollarse necesita de libertad. En tiempos antiguos la ciencia era considerada solo como un pasatiempo, pero al llegar la revolución industrial se le consideró como una ayuda práctica para desarrollar la industria, así que empezó a crecer. Pero su libertad fue acortada por la sociedad industrial, que utilizó la ciencia para beneficio de la misma industria y no en bien de la felicidad humana. El problema fue que la ciencia siempre necesitó de ayuda legal y material para desarrollarse y esto no puede hacerlo un investigador individual. En cambio la universidad puede hacer ciencia con libertad para beneficio de la humanidad. Según González Orellana (1663) “solo las universidades pueden cumplir desinteresadamente con el elevado fin de hacer progresar a las ciencias e investigar campos científicos particulares con tendencia a la ampliación de los beneficios para toda la humanidad”. (p.15). Sin embargo, en la actualidad según Rué (2009), citado por Salarburu (2007), debido al desarrollo de la sociedad del conocimiento, la investigación está siendo más acrecentada por las grandes compañías vinculadas a universidades europeas. Así que ahora ya no es una actividad exclusiva y mayoritaria de las universidades del primer mundo. Otro problema que encontró fue la división que ha hecho la universidad entre las humanidades y las ciencias que siempre deben estar enlazadas, pues los profesionales deben estar equilibrados en formación humanística (desarrollo de cultura) y científica (pensamiento científico). Esto conlleva a que en la actualidad aún se forman científicos sin conexión con su realidad social. La investigación es y será siempre parte fundamental del quehacer universitario y se nos ha dado la tarea de resolver nuestros problemas de sociedad actual a través de la investigación. No son los profesionales egresados sino los investigadores y docentes de la universidad quienes la realizan. Pero esto en la actualidad deja mucho que desear porque casi no realizamos investigación, por falta de ayuda administrativa y económica, por lo que no cumplimos con nuestro deber para con la sociedad guatemalteca.

 

 

La universidad tiene la función de capacitar nuevos profesionales y técnicos, preparar investigadores y profesores, pero para ello deben profesionalizarse la investigación y la docencia. De esta forma estos expertos se dedicarán por completo al servicio de la universidad. Al hacer progresar la cultura se ayuda a crear ciencia. Sin la investigación todas las profesiones estarían estancadas sin modernizarse nunca con los nuevos conocimientos. No es posible pretender formar profesionales que ayuden a su sociedad si están desconectados de la realidad o de los descubrimientos nuevos que se han logrado en el mundo y le permitan resolver problemas, o a partir de estos nuevos conocimientos pueda él mismo crear otros. Es importante considerar también que la ciencia debe basarse en la realidad, pues ya que su fin es el bien o felicidad de una sociedad debe ponerse a su servicio para dar soluciones a su problemática (González Orellana, 1963). La universidad nunca podrá resolver los problemas (o no es su función directa), pues esto compete resolverlo a un gobierno y a un país completo, pero si puede dar una orientación hacia lo más efectivo para resolver los problemas con un enfoque científico. Es vital que la universidad se proyecte hacia la sociedad, y esto puede hacerlo según González Orellana (1963) “promoviendo la democratización de la cultura” (p.31). De esta forma toda la sociedad guatemalteca recibe los beneficios de sus estudios e investigaciones. Algo que no se hace o se realiza muy poco es la relación que debe mantener con sus graduandos, pues aportarían muy buena información para beneficio de las actualizaciones en investigación y demandas de mercado.

 

 

La profesionalización de la docencia en la USAC ha tenido problemas de carácter económico. En el pasado se tuvo problemas para lograr que los mejores profesores se quedaran y brindaran sus conocimientos y habilidades en beneficio de la universidad. Lo ideal era que los profesores tuvieran conocimiento científico y dominaran tanto el método de investigación como de enseñanza. Esto resultó en la contratación de personal no tan calificado, que realizaba una docencia mediocre o no comprometida. Es por ello que los estudiantes utilizaron la política de la “libre asistencia” a través de la cual protestaron en contra de una mala docencia (González Orellana, 1963).  Una solución que encontró la USAC fue la de crear plazas de tiempo completo y de medio tiempo para que los profesores pudieran realizar su labor con eficiencia. En la actualidad se ha mejorado mucho el aporte económico para los docentes y ya no es un problema los sueldos para los profesionales. También se cuenta con ayuda para mejorar la calidad docente a través de la Dirección General de Docencia y con becas o estudios de postgrado para especialización de su personal en el área que le compete. Ahora los problemas más importantes son de carácter político y burocrático. Lo que debe cuidarse ahora es la adjudicación de plazas en forma justa y por medio de exámenes de suficiencia.  La universidad también facilitó el horario a todos sus estudiantes, ya que creó varias jornadas de acuerdo a sus posibilidades, para que de esta manera la mayoría de la población pudiera estudiar. Hasta el día de hoy esto es así, aunque no para todas las carreras es posible llevarlo a cabo.

 

 

La incongruencia entre la educación media y la educación universitaria ha sido siempre un problema; por un lado tenemos al Ministerio de Educación que organiza la educación media y por otro tenemos a la universidad que no se relaciona con dicho ministerio y administra y organiza su propia educación. El inconveniente es que hasta el día de hoy nos quejamos que los estudiantes no llegan bien preparados a la universidad y desde hace mucho tiempo parece que no podemos organizar la transferencia de los estudiantes de uno a otro sector. Esto según González Orellana (1963) porque la educación media carecía de un equilibrio entre la formación científica y humanística y tenía problemas extensivos, al abordar materias innecesarias, e intensivos, al no profundizar conocimientos que la universidad verdaderamente necesitaba. No sabían como llevar a cabo investigación. Sugería que la universidad debía encargarse del bachillerato. Pero para lograr el mejoramiento de la educación media es el Ministerio de Educación quien tiene la responsabilidad de conseguirlo. Esto se complica al comprobar que los estudiantes del nivel medio vienen de un sistema donde sus profesores los llevan de la mano y tienen mucha guía didáctica. Pero al llegar a la universidad esto deja de ser así, ya que aunque se les transmite mucho conocimiento científico, generalmente no se les acompaña en su aprendizaje, lo cual los estudiantes deben resolver por sí mismos, no sabiendo muchas veces como hacerlo. Este problema continúa y la universidad no posee un servicio que facilite este paso a los estudiantes de primer ingreso.

Los planes de estudio en las diferentes facultades están orientados a formar nuevos profesionales con una educación integral y cultural, al menos en intención.  Para formular este plan es necesario basarse en la realidad (necesidad vital) y en la naturaleza del estudiante (su ser y su forma de aprender). Las materias pueden organizarse en forma didáctica al relacionar la teoría con la práctica. De esta forma tenemos materias esenciales (brindan los instrumentos necesarios para resolver los problemas técnicos de la profesión), cuyo ordenamiento preferiblemente puede basarse en la metodología de la investigación (método heurístico) o bien según la facilidad para aprehenderlas (método didáctico). Existen también materias complementarias que ayudan a relacionan las ciencias y las humanidades, y están las materias optativas que dan flexibilidad al plan de estudios y acrecientan la vocación del estudiante al estimular su aprendizaje. La función didáctica de la universidad debe ser más intensiva que extensiva, ya que se pretende enseñar a aprender, de tal forma que el alumno no se acostumbre a recibirlo todo de su maestro sino sea capaz de aprender por sí mismo cuando salga de la universidad. Los programas de las materias deben ser elaborados objetivamente, basándose en el beneficio que la materia brindará a la sociedad, para lograr al final su felicidad. Es importantísimo incluir los últimos avances de la ciencia en dichos programas de tal forma que siempre estén actualizados al incluirse los nuevos conocimientos. Esto no siempre se hace. Deben ser revisados y corregidos periódicamente. Para mejorar y apoyar toda esta organización didáctica y administrativa se trabaja por departamentos dentro de las distintas facultades. Esto beneficia las actividades haciéndolas más eficaces y las coordina, sin duplicarlas. Además estimula el espíritu de investigación y favorece el intercambio de experiencias entre los docentes. El problema sería que se volviera un proceso burocrático o que no se trabajara en los objetivos y se volviera simplemente un conjunto de materias con cierta afinidad.

 

 

El aprendizaje de los estudiantes ha sido y será la misión de todo docente, quien debe enseñarle a aprender y a crear. Desde hace mucho tiempo que el modelo escolástico ha imperado en las aulas universitarias. El modelo tradicional solo considera al estudiante como un ente pasivo que solo debe recibir información para educarse. Es por ello que han surgido movimientos revolucionarios que pretender volver al alumno el centro de la educación, un ser activo que trabaje, y que pretende llevarlo a relacionarlo con su realidad. Es curioso que en un principio la universidad considerara que esto no le competía. Pero recapacitó y se incorporó una reforma universitaria en su legislación. Pero de nada sirve toda una legislación si el sistema de enseñanza no cambia dentro de las aulas universitarias. Lo que González Orellana (1963) llamó “clases de repetición” sigue siendo utilizada por algunos docentes hasta hoy en día. Es absurdo  que el profesor llegue al aula solo a dar una “clase enciclopédica” brindando información que el estudiante puede conseguir por sí mismo. Y esto se hace más grave en la actualidad, donde casi cualquier información está al alcance de todos en cualquier momento, gracias a las TIC’s. El verdadero reto es aprender a analizar e interpretar la información para aprender a resolver problemas. Se evidencia un modelo pedagógico centrado en el profesor (donde el maestro lo hace todo) y esto irónicamente vuelve pasivo al estudiante, pues ya no tiene que consultar fuentes bibliográficas, donde puede enriquecer lo aprendido, debido a que considera que el profesor es quien da todo el conocimiento y solo debe estudiar eso para tener éxito en el examen. Si no hay una participación activa del alumno en su aprendizaje, éste solo será superficial y únicamente servirá para resolver exámenes. Es por ello que debe favorecerse una docencia activa (aunque sería más bien una educación activa), que estimule el aprendizaje de los alumnos y su interés por querer seguir aprendiendo. Algo importante es evitar dar la falsa impresión de que todo el conocimiento está obtenido, ya que la ciencia es cambiante y se renueva constantemente, por lo que es importante que el alumno aprenda a buscar la información cuando la necesite. Es fundamental también consultar siempre varias fuentes de información, de tal forma que no se limite el conocimiento. Gonzáles Orellana (1963) apoyó la participación activa dentro del aula y sugirió utilizar la clase coloquio para ello, ya que ayudaba a promover la discusión y lo estimulaba a expresar sus opiniones, a través de plantearle problemas para resolver. Para poder participar el estudiante debía leer y consultar variadas fuentes de información. El profesor debía prepararse más pero lograba una clase más efectiva. Debía enfocarse en obtener un conocimiento profundo. Los inconvenientes eran que no estimulaba el trabajo en equipo ni la investigación. Ahora existen toda una serie de metodologías, como lo explica Morell (2009) que pueden ayudar a lograr una participación activa en el aula. A los estudiantes siempre se les debe poner en contacto directo con los libros de texto (obras originales) científicos o humanísticos, ya que se necesita que conozcan las fuentes originales de conocimiento para que se pongan en contacto con las ideas del autor sin ser interpretadas por otros.  En los primeros años pueden utilizarse manuales, que tienen un carácter extensivo, no intensivo, pero funcionan muy bien como guías de aprendizaje. Pero conforme van adquiriendo más experiencia deben consultar varios libros de texto como su fuente de conocimiento. El autor menciona que era un problema conseguir estos libros por falta en plaza o imposibilidad de comprarlos. En la actualidad se puede tener más acceso a libros o documentos a través de internet, ya que ahora generalmente no es un problema el acceso a libros o documentos. Las obras originales son las que brindan el acceso al conocimiento obtenido de la investigación, es por ello que es tan valiosa su información.   Un alumno no debe considerar las notas tomadas en clase como la base de una materia. Si es así el profesor está forzando un modelo tradicional en su docencia, pues revela que solo lo que él sabe es lo importante, lo que dice es lo único que evaluará y los libros solo sirven como fuente auxiliar. Las notas de tomadas en clase solo son valiosas como una guía, ayudan a captar puntos de vista originales o datos de experiencias, que no se encuentran en los libros o documentos. Otro problema al que debe enfrentarse cada vez más el docente es al alto número de estudiantes en las aulas universitarias. Esto no permite conocer individualmente a los estudiantes y evita un aprendizaje efectivo y profundo. González Orellana (1963) sugirió que los grupos grandes debían fragmentarse en grupos más pequeños guiados por varios profesores. Aunque esto es posible en algunas facultades en otras no (debido a normas administrativas) y el profesor tiene que aprender a manejar grandes grupos de estudiantes, pero que limitan un proceso educativo más activo.

 

 

Es preciso lograr una didáctica universitaria activa. Según González Orellana (1963) actividad no solo es una acción, sino significa que para lograr el aprendizaje tendrá que haber una actitud de interés por parte del estudiante. Para esto tanto el profesor como el alumno deben cambiar de actitud y olvidarse de los viejos paradigmas de la educación tradicional. Para que exista un cambio de actitud es necesario que concurra una buena relación entre profesores y estudiantes. El profesor debe ser comprensivo y estimulante para con sus alumnos (sin caer en la tolerancia ilimitada), ya que esto mejora el rendimiento estudiantil. Uno de los principales vicios observados en los alumnos es la tendencia al menor esfuerzo, con lo que el profesor debe procurar motivarlos de tal forma que quieran interesarse en algo lo suficiente para involucrarse en ello y aprender. El alumno debe trabajar activamente en su propio aprendizaje. El profesor debe recurrir a distintos métodos para variar su enseñanza y así estimular a sus alumnos sin caer en la rutina. Algo muy importante es la comprobación de la verdad y esto puede ser logrado relacionando la teoría con la práctica; esto permite la participación activa lograda por su propio interés. La experimentación ayuda a la provocación y comprobación de un fenómeno científico y permite el descubrimiento por sí mismo. Otra modalidad es la lectura comentada de los textos que permite desarrollar un pensamiento crítico. Para esto se recomienda realizar un análisis de un problema a través de la comparación de dos autores o más. Un medio eficaz para iniciar al estudiante en la investigación es el seminario. Ayuda a los estudiantes a entrenarse en su futuro ejercicio profesional. Sirven para comprobar los datos de la ciencia y en este proceso el alumno aprende a investigar, que consiste en aprender a interpretar la información para extraer conclusiones originales. Las mesas redondas permiten un intercambio de ideologías entre personas del mismo nivel intelectual. Con los foros universitarios se tiene una participación libre, por medio de examinar problemas científicos o filosóficos, ayudando a reflexionar a los estudiantes. Las facultades de la universidad han creado institutos de investigación, cuyo objetivo es acrecentar y conservar el conocimiento por medio de su propia investigación. Aquí el trabajo es responsabilidad de un grupo de profesionales y especialistas, cuyo objetivo es ayudarse mutuamente y facilitar el trabajo de desarrollo, comunicación y publicación de las nuevas investigaciones. Se tiene muy buen éxito cuando existe disponibilidad económica y calidad en las investigaciones que siempre deben estar conectadas con la realidad. Deben tener relación con otros centros de investigación para compartir conocimientos  y evitar los esfuerzos duplicados. Ya que la universidad debe garantizar el buen desempeño del profesional egresado o científico, la evaluación es una parte muy importante para verificar la adquisición de conocimientos o destrezas que van alcanzando los estudiantes, pero no es un fin en sí misma, ya que es una actividad que debe realizarse durante todo el proceso educativo. Si se emplea una didáctica activa la evaluación debe correlacionarse. Hay materias que no pueden evaluarse por medio de una prueba escrita sino debe comprobarse a través de una actividad o desempeño. Para evaluar materias técnicas es aconsejable hacerlo a través de la resolución de problemas, que permitan al estudiante realizar análisis de resolución de casos. El examen final no debe tener un valor mayor al 50%, ya que el mayor porcentaje consiste en los trabajos efectuados a lo largo del ciclo lectivo. Para promover a los estudiantes será necesario que cumplan con una serie de créditos establecidos dentro del plan de estudios, y no solo basarse en una evaluación final.

 

 

Para iniciarse en las técnicas de investigación científica o humanística es necesario que el estudiante aprenda a manejar la terminología técnica de la investigación. En la actualidad se realiza a través de equipos de trabajo. El estudiante es iniciado en la investigación con el seminario. Debe recibir cursos de métodos de investigación para que pueda realizar la suya eficientemente. Su éxito depende del buen empleo que haga del método. Según González Orellana (1963) “el método es un programa para alcanzar el saber e interpretar la realidad” (p.94). Es vital que el que investiga debe tener una formación filosófica que le permita conocer la realidad. Por ello es que debe recibir materias de cultura general que le brinden una noción del mundo real. Esto se ha perdido en la actualidad, pues solo se busca la formación científica y no humanística del individuo; en muchas facultades se han reducido o desaparecido las materias humanísticas. Los métodos generales como el inductivo, deductivo, dialéctico, análisis y síntesis constituyen la parte medular de la investigación. No importando cual escoja, el investigador siempre debe saber manejar un método que lleve a buen término y con éxito su investigación. Siempre se debe iniciar conociendo toda la historia de la investigación, es decir los estudios previos que se han hecho al respecto u orientado hacia determinado asunto. Luego se plantea un problema, se desarrollan argumentos y se llega a una o varias conclusiones; pero lo principal es demostrar (no convencer) los resultados de la investigación. Al estudiante debe guiársele en la elaboración de sus conclusiones y en no perder la idea central que dio origen a su investigación. Una de las bases para tener éxito es saber buscar las fuentes de información. Una vez encontradas se debe proceder a verificar su origen y autenticidad, para luego clasificarlas. Deben preferirse las fuentes primarias, ya que son originales y no han sido interpretadas por otros investigadores. Pueden utilizarse también las fuentes secundarias ya que tienen la ventaja que relacionan la investigación con otros temas. El estudiante puede tener problemas al principio para buscar datos de la investigación y falta de agudeza, pero es algo que irá mejorando con la guía del profesor y su propia experiencia. Es muy importante utilizar un normativo para asegurar la calidad y honestidad de donde se ha tomado el concepto de otro investigador. Para esto deben emplearse citas que nos ayuden a fundamentar, apoyar y aclarar cierta información. Los estudiantes que investigan no pueden ser novatos, pues ya deben tener un conocimiento básico de los métodos de investigación y la materia a investigar. Para iniciarlos en el análisis e interpretación pueden realizar investigaciones monográficas, pero luego es tarea del docente guiarlo y enseñarle los diferentes caminos por donde puede ir desarrollando su investigación. Al final debe dejársele solo con una guía tutelar. Ya que el estudiante deberá aplicar sus conocimientos para hacer investigación es un buen medio para evaluar su aprendizaje.

 

CONCLUSIONES

 

  • Los principales problemas de la pedagogía universitaria del pasado son casi los mismos que afrontamos en la actualidad, por falta de conocimiento de los mismos o no saber como resolverlos, o simplemente no estar interesados.

 

  • Una de las funciones primordiales de la universidad es la de formar profesionales, investigadores y docentes. Pero si queremos que verdaderamente sean efectivos en el mundo real deberemos evaluar como se está llevando a cabo nuestro trabajo como docentes y corregir todas nuestras deficiencias pedagógicas y didácticas, así como tratar de profesionalizarnos y especializarnos para poder lograrlo.

 

  • Ya es obsoleta la idea que el maestro tiene la función de transmitir conocimiento a sus alumnos. Lo que debe hacer es enseñarles a aprender por sí mismos, para que puedan ir creciendo y adquiriendo conocimiento conforme vayan adquiriendo experiencia en el futuro. El maestro debe ser un guía que les muestre como hacer las cosas, pero el estudiante es quien es el responsable de su propio aprendizaje.

 

  • El maestro debe cambiar su manera de pensar y basarse en una modalidad donde el estudiante es el centro del proceso educativo. Existen muchos métodos para tal fin, el problema es que no los conocemos o estamos reacios al cambio. Pero si queremos cambiar el sistema para dejar de obtener resultados muy poco alentadores debemos empezar por cambiar nosotros mismos.

 

  • Un aspecto que casi se ha perdido en la actualidad y es muy importante es el de educar al estudiante tanto en formación científica como en formación humanística, porque no solo los conocimientos son necesarios sino también una conexión con la cultura de su realidad.

 

  • Si no se lleva a cabo una buena organización de las materias de enseñanza no se podrá tener una visión de lo que en realidad vamos a formar y como y no podremos lograr nuestro propósito, o no se hará de una forma correcta. Pero esto es un trabajo en equipo, bien organizado y acordado tanto entre las autoridades como docentes de una facultad.

 

  • Aunque la investigación corresponde a la universidad, en la actualidad no es la única que la genera, pero si es la única que puede hacerlo con libertad y la generación de sus propios conocimientos serán en beneficio de la humanidad. Pero debemos trabajar bastante y hacer conciencia, pues en la actualidad la cantidad de investigación que se realiza es muy poca para lo que se espera. Esto debido a falta de incentivos y problemas burocráticos universitarios.

 

  • Debemos enseñar a los estudiantes como investigar con eficiencia a través de métodos y técnicas y a utilizar un normativo específico para no caer en faltas. No es una tarea fácil al inicio para el estudiante, pero bajo una buena tutela puede hasta llegar a publicar sus investigaciones.

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

  1. 1.    González Orellana, C. (1963). Principales problemas de la pedagogía universitaria. Guatemala, Unión Tipográfica.

 

  1. 2.    Morell Moll, T. (2009). ¿Cómo podemos fomentar la participación en nuestras clases universitarias? España, Marfil.

 

  1. 3.    Rué, J. (2009). El aprendizaje autónomo en educación superior. España, Narcea.

Vistas: 2078

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Aula 2.0 para agregar comentarios!

Únete a Aula 2.0

© 2019   Creada por Steve Hargadon.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio